Normalmente “no existe ese momento”, el momento lo elige uno cuando quiere de manera consciente, discreta y firme, ponerse en manos de profesionales específicos del Sector de la Medicina Estética, para llevar su proyecto a otro nivel.

De igual manera que ninguno de nosotros, elegiría un abogado, por muy bueno que fuera, para pilotar su próximo avión destino Miami, ni elegiríamos un arquitecto para recambiar unas prótesis mamarias, tal vez, todos, por muy preparados que estemos en nuestras áreas profesionales, no podemos hacer de todo, al menos inicialmente y sin ayuda, y al contrario de lo que normalmente pueda pensarse, esta reflexión ha llevado a muchos emprendedores al rotundo éxito empresarial, rodeándose de los mejores de cada campo.

Delegar, es uno de los dos verbos más importantes en el mundo de la empresa (el otro es prever), porque nos concede la capacidad de convertir un autoempleo, en un sistema empresarial que funciona por sí sólo, sin la irrenunciable necesidad de que todo y cada cosa, pase por nosotros. Probablemente, cuando uno elige una Consultoría, cosa que no está aún demasiado generalizada, extendida, o comúnmente aceptada en este país, toma la decisión, consciente, discreta y firme, de “ser ayudado” en lo que o no puede o no sabe hacer, para redundar en un éxito consistente, gracias a esa delegación de funciones empresariales.

Las ventajas de una Consultoría de Medicina estética son varias, como la incorporación de unos profesionales cualificados y específicos de primer nivel, desde el momento uno, por lo que no existe el riesgo a equivocarse, si se ha hecho una cuidada elección que lleve a la espalda, centenares de proyectos nacionales e internacionales de éxito, la pertenencia a una estructura seria y solvente y con más de tres lustros en el mercado, lejos de perfiles oportunistas del momento, y a la postre, la Consultoría no tiene capacidades de dirección sino ejecutivas, por lo que la Propiedad de la Clínica Médico Estética, jamás pierde el control sobre la gestión.

Antes de tomar la decisión de contratar un servicio de estas características, pida una cita presencial en las instalaciones de su Clínica Médico Estética con el profesional “a priori” elegido y constate que su argumentación no tiene fisuras y que el recorrido de la Consultoría a la que pertenece es suficientemente solvente, posee el reiterado recorrido empresarial, experiencia específica en el Sector Médico Estético y número de clientes y éxito de los mismos.

Una Consultoría en el área de Medicina Estética puede incorporarse a su Clínica Estética, para aportar propuestas de valor, soluciones de personal, selección de perfiles, formación específica en diferentes áreas, optimización de las ventas, implantación de nuevas políticas, negociación con terceros, expansión de centros, marketing y publicidad, entre otros. Todo ello en el ámbito de que su Clínica, esté ya abierta hace pocos meses y no vaya todo lo bien que se esperaba o varios (o muchos) años y haya sufrido un estancamiento normal en su curva de crecimiento, que desea relanzar.

Una Consultoría de Medicina Estética, es increíblemente útil también, antes de la apertura de la Clínica Estética, cuando trabaja con proyectos “llave en mano” donde la Propiedad o Accionariado, quieren acertar en su recorrido, ahorrando errores que costarán dinero y disgustos a futuro y creando una propuesta de valor empresarial, sólida y diferenciadora en el mercado.